Archdiocese of Chicago
www.archchicago.org Locators:  Parishes | Elementary Schools | High Schools
:: Comunicados de Prensa
LA ARQUIDIÓCESIS ANUNCIA UN PLAN ESTRATÉGICO ANTIRRACISTA
Contiene metas para reconocer y eliminar el racismo institucional
El plan es parte de las iniciativas presentadas
en la "Semana por la Justicia Racial" del 18 al 25 de enero.

CHICAGO (23 de enero de 2004) – La Oficina de Justicia Racial de la Arquidiócesis de Chicago dio a conocer el día de hoy un plan estratégico antirracista el cual es la respuesta directa a la carta pastoral del 2001 del Cardenal George titulada “Permanezcan en mi amor”, la cual desafía a los católicos a entender la naturaleza del racismo institucional y a trabajar para eliminarlo. Este anuncio llega al final de una semana dedicada a elevar la conciencia sobre las injusticias raciales, y que culmina el domingo con una conmemoración de la publicación de dicha carta pastoral. El mencionado plan es el resultado del trabajo hecho por el equipo de implementación para el antirracismo de “Permanezcan en mi amor”.
El equipo, nombrado por el Cardenal George en 2002 para atender los problemas de racismo dentro de las parroquias, las escuelas y las agencias arquidiocesanas, tiene dos áreas importantes de servicio en la Arquidiócesis: El Centro Pastoral (la administración central de la arquidiócesis) y la Oficina de las Escuelas Católicas (administradores de escuelas primarias y secundarias, directores, maestros y el resto del personal). Las parroquias son el tercer y último componente que se va a sumar.
“El objetivo del plan antirracista, el cual tiene cinco metas y objetivos a dos años” afirmó la Hermana Anita Baird, DHM, Directora de la Oficina de Justicia Racial, “es desmantelar el racismo y construir relaciones dentro de las instituciones que sean socialmente justas para después llevar ese patrón a toda la sociedad donde todos permaneceremos en el amor de Dios”. Se contempla incorporarán nuevas estrategias al plan conforme se presenten nuevos problemas.
La Hermana Anita señaló que este año, además de celebrar el domingo de “Permanezcan en mi amor”, con homilías y oraciones especiales, las parroquias y escuelas recibirán paquetes de información antes de la Semana de la Justicia Racial para ayudar a las comunidades de las parroquias y las escuelas a elevar la conciencia sobre las injusticias, particularmente las de naturaleza racial y étnica.
“Al elevar ahora la conciencia de las comunidades de las escuelas y las parroquias” afirmó la Hermana Anita, "facilitaremos la implementación del plan estratégico”. Eso es primordial porque el componente principal del plan es una serie de seminarios y sesiones de capacitación diseñados para ayudar a los participantes a reconocer el racismo institucional y construir modelos antirracistas que influyan tanto a las instituciones de la iglesia como a las de la sociedad.
La capacitación será conducida por el Ministerio Crossroads (Cruce de Caminos), una organización de educación contra el racismo, formado por varias confesiones religiosas que tiene su sede en Chicago, y por capacitadores del Equipo de Implementación. Los seminarios que dieron inicio en la primera semana de enero, son conducidos en dos niveles, los seminarios introductorios se dan en un día, y dos y medio días de capacitación intensiva para aquellos que quieran desarrollar un análisis más profundo del racismo y deseen trabajar para desmantelarlo en las tres formas en que se manifiesta: racismo individual, institucional y cultural.
Esther Hicks, co-presidenta junto con la Hermana Anita y el Director de Identidad y Misión de las Escuelas Católicas, supervisarán la implementación del plan en las escuelas católicas de la Arquidiócesis.
“Primero debemos entender, aceptar y tener una visión común de cómo y donde existe el racismo en las instituciones”, dijo Hicks. “Sólo entonces podremos ver claramente cómo la sociedad está afectada y entonces comenzaremos a cambiar las instituciones que apoyan el racismo".
“El enfrentar y eliminar el racismo es un trabajo de fe" dijo el Cardenal George,
“porque la conversión del corazón es el producto de la gracia de Dios". “Estoy agradecido por el trabajo hecho por el equipo de implementación del antirracismo y comparto sus esperanzas de que estos esfuerzos harán posible que un día vivamos en una sociedad justa y antirracista.
Las 5 metas inmediatas del plan tienen como primer objetivo que el personal del Centro Pastoral y de las escuelas, y eventualmente los feligreses, desarrollen un entendimiento profundo del racismo sistémico, lo hagan suyo y lo validen; también se quiere equiparlos con las herramientas necesarias para comenzar a formalizar una identidad antirracista. Las otras metas provienen de la primera, es decir, que la Arquidiócesis de Chicago tendrá un entendimiento común de enseñanzas antirracistas; se generará un nuevo clima de apertura y confianza que tendrá como resultado esfuerzos más cooperativos; se establecerán liderazgos compartidos como un modelo a seguir y se ampliarán los equipos antirracistas para lograr una implementación total del Plan Estratégico.
Este nivel de cambios sistémicos tomará décadas para llevarse a cabo por completo y por lo tanto se considera que la implementación total del plan estratégico tomará de 20 a 30 años.
“El último párrafo de la Visión del Plan Estratégico resume en mucho esta enorme tarea", afirmó la Hermana Anita. Dice que “Estamos comprometidos con una dinámica continua y con la lucha centrada en la fe para desmantelar el racismo y construir dentro de nuestras instituciones eclesiásticas patrones de relaciones que sean socialmente justos al mismo tiempo que luchamos para construir una sociedad que permanezca unida en el amor incondicional y universal de Dios.